divendres, 27 de juny de 2014

Hofmann - La Seca: Velada especial y a muy buen precio.


Ayer fuimos a cenar a una terraza. Ni a un bar ni a un restaurante. Una terraza con mucho encanto, mucha tranquilidad y muy buena comida. La escuela de hostelería Hofmann se ha agenciado la terraza del Teatre La Seca – Espai Brossa en pleno barrio del Born de Barcelona, y allí ofrecen un servicio de comidas sin tener cocina. Como? Tiran de horno. El concepto es ensaladas, tapeo y coques. Las tapas calientes y la cocción de las coques, al horno. Lo demás, materia prima fresca. Siguiendo esta línea, la carta separa “Los Fríos”, de “Los Calientes”, y de “Los recién horneados” con unos precios muy asequibles. Ya para rizar el rizo, la velada transcurrió al son de la música en directo. Fantástico. El servicio es muy agradable, pero lo mejor es la magia que crea el ambiente de estar cenando en aquella terraza.

Como hemos comentado, la carta es sencilla, y nuestra recomendación es picotear 4 cositas delante y luego atacar las coques, que son la especialidad del lugar. Tienen una gran variedad de cositas para picotear, desde bravas hasta calamar encebollado. Nosotros de “Los Fríos” probamos la burrata y la ensaladilla rusa. Burrata excelente, ya hay varios sitios en Barcelona dónde te puedes comer una buena pieza de burrata italiana, pero sin duda la de la Terraza Hofmann es una de ellas. Por otro lado, la ensaladilla rusa era especial, patata a media cocción y poco convencional.

Entrando a “Los Calientes” nosotros nos decantamos por el calamar encebollado que estaba muy sabroso, el pulpo a la gallega y el tatín de tomate confitado con queso de cabra. Este último nos pareció un espectáculo, un plato supersenzillo, de excelente presentación y mejor sabor. Must!



Ya de “principal” devoramos todas las coques que nos ofrecieron. No tenemos que perder de vista que son coques, quizá no tiene glamour, pero a nosotros nos encantaron. La masa de la coca es deliciosa, y los “toppings” excelentes. De primera calidad. E aquí las que probamos nosotros: La Catalana, con bacalao confitado y romesco; La Italiana, con pesto, tomate confitado y stracciatella; La Japonesa, con salmón ahumado y un toque de wasabi; La Gallega, con queso tetilla y lacón; y por último La Ibérica, el clásico de jamón ibérico. Todas muy recomendables.






Por último los postres, los clásicos de la Hofmann. Con la pastelería debajo era valor seguro que los postres serían excelentes, y así fue. Nos tomamos un tiramisú servido en vaso que estaba espectacular. Un gofre crujiente con helado de vainilla y una crema catalana helada y caramelizada que fue brutal. Muy recomendable este último. Intenso sabor a canela y leche merengada. Imprescindible.





En fin, recomendar la Terrassa Hofmann a todos aquellos que no tengan el bolsillo para muchos sustos. La realidad es que la relación calidad/precio es excelente. Una velada tranquila, comida excelente y una atmósfera mas propia de fuera de Barcelona que del centro del Born. Muy recomendable!


Hofmann - La Seca
Carrer Flassaders, 40 (Primera Planta)
Telf. 932956509

Precio 30 euros por persona (vino incluído)



Siguenos en:

Twitter: @asegarra16
Instagram: asegarra16
Google+: +AlexSegarra16

Sharing is sexy -

dimarts, 3 de juny de 2014

Restaurante Shanghai, una gran experiencia asiática en Barcelona

La semana pasada fuimos a visitar el Restaurante Shanghai de Barcelona. Probablemente sea el mejor restaurante chino de Barcelona. Venden un concepto de cocina fusión chino-mediterránea y está situado en la calle Bisbe Sevilla, a lo alto de Barcelona. Está consolidado como uno de los mejores restaurantes de su zona, y es tremendamente frecuentado por las celebrities de Barcelona como muestran en las fotos de la entrada.

Nosotros, como ya es habitual, nos dejamos aconsejar por el servicio a la hora de pedir, aunque teníamos un par de recomendaciones de “amiguetes”. Josep Maria Kao, el chef del Restaurante nos sacó los “must” de su restaurante, separando la cena en dos entrantes, dos primeros y un segundo a compartir. Además, el servicio estuvo muy pendiente de asesorarnos en todo momento y explicarnos qué íbamos comiendo.

Los dos entrantes constaron de Jiazou y Wanton. Ambos son lo que los “no asiáticos” conocemos como empanadillas, y la diferencia entre ambos reside en la forma en la que están cocinadas, unas fritas y las otras al vapor. A nuestro parecer, no es un plato que haga lucir mucho la materia prima que se encuentra dentro de la empanadilla, especialmente en la frita, porque se corre el riesgo de que la fritanga se coma el sabor del interior. En este caso, y como era de esperar, fueron ambos excelentes. Jiazou de ternera i jiazou de gambas, al vapor i brutales. Por otro lado, el wanton, acompañados de menta i muy crujientes y sabrosos, fueron de pollo por un lado, y de carne y gambas por otro. Muy recomendable para empezar picando algo.






A continuación compartimos dos primeros que a nuestro parecer fueron espectaculares. En uno la sencillez y en otro la calidad. Primero, unas judías con pollo con salsa de soja que estaban brutales. Sencillo, pero ejecutado de forma excelente. La judia “al dente”, mezclada con el pollo y ensalzado fantásticamente con una soja deliciosa. A continuación nos trajeron lo que nos habían dicho que es el plato estrella del Shanghai, los fideos chinos con huevo poché, rossinyols i trufa. Salió el chef Kao de cocina para presentar-nos el plato, le pegó un meneíto para escarchar el huevo y él mismo nos emplató los fiedos. El olor a trufa invadió la mesa y la cremosidad y el sabor a rossinyol era espectacular. Si visitáis el Shanghai, es imprescindible probarlos.





Ya por último, y como plato principal el Pato Pekín. Es otro de los “must” del Shanghai. No somos mucho de restaurantes chinos, pero obviamente fue pegarle un bocado al pato que nos sirvieron y instantáneamente nos dimos cuenta de que era el mejor pato Pekín que nos habíamos comido en Barcelona. Crujiente por fuera, tierno por dentro. Sabroso, i acompañado de las clásicas tortas, cebollino y aquella salsa con la que acompañan el pato Pekín habitualmente. De verdad, si sois fans el pato Pekín del chino de debajo de casa, no dudéis probar este, os fascinará.



De postres. En primer lado, tomamos el plátano frito con chocolate. Muy rico, pero muy normal. En cambio, el segundo postre es otro must. Bolitas de manzana caramelizadas. No os preguntéis ni como ni qué, simplemente echan unas bolitas en un vol lleno de “x” y de allí pescan unas bolitas de manzana con crosta de caramelo. No cocción, no fritura, no vapor…no se pregunta, se comen. Buenísimas!





En conclusión la visita al restaurante Shanghai fue una gran experiencia, no lo conocíamos, y de sobras en el ranking de restaurantes chinos de Barcelona se sitúa en el numero uno.


Restaurante Shanghai
Bisbe Sivilla 48, 08022 Barcelona
93 211 87 91
 info@restaurante-shanghai.com

Precio: 58 euros por persona (vino incluído)



Siguenos en:

Twitter: @asegarra16
Instagram: asegarra16
Google+: +AlexSegarra16

Sharing is sexy -