dilluns, 17 de febrer de 2014

Angle: Hemos descubierto otro grande de Jordi Cruz en Barcelona

El pasado martes fuimos a visitar el Restaurante Angle. Fue tan brillante la experiencia vivida en ABAC, que no pudimos rechazar la oportunidad/excusa de acompañar a unos amigos que tenían reserva para cenar en el otro restaurante que el chef Jordi Cruz tiene en Barcelona, concretamente en el Hotel Cram, en Aribau-Aragó. El restaurante, que fue trasladado hace relativamente poco desde Sant Fruitós del Bages - Mont Sant Benet, sigue manteniendo la estrella Michelín que le otorgaron en 2008, merecidamente a nuestra opinión. La nueva ubicación en el centro de Barcelona les hará estar luchando por la segunda durante un tiempo, pero estoy seguro de que lo terminarán consiguiendo. De hecho, si ahora tuviera que apostar, apostaría antes por la segunda estrella Michelín para Angle que la tercera estrella para ABaC. Y eso que no desmerezca ABaC, pero es que Angle, nos gustó mucho mucho. Local inmejorable, servicio profesional y carta y menú degustación excelentes. Que era un gran restaurante lo sospechábamos, pero llevándolo a Barcelona nos han abierto las puertas a descubrirlo de primera mano. Os invito a que valoréis vosotros mismos.

La cena constaba de 2 entrantes, 6 platos y 2 postres. Los entrantes; una focaccia de setas  y un salmón ahumado muy especial. La focaccia de setas consistía de una base crujiente de pan con setas crudas cortadas como si fuera carpaccio. Tan simple como eso, acompañada de un poco de aceite y sal, y un caldo de ceps que hacía de sujeción, como si fuera un plato. Ese caldo daba aroma a la foccacia y a la vez la calentaba. Genial. Pero los entrantes no habían terminado, el salmón ahumado, realmente era un gnocci de salmón con hueva y crujiente de pan. Ya empezábamos con el juego de cosas que parecen otras. El gnocci, estaba aromatizado con un caldo humeante de wisky, que no daba sabor porque no se bebía, pero dinamizaba el plato dándole una percepción de humo continuo y desprendiendo un olor casi adictivo.




Continuamos con el carpaccio de gambas. Quizá el plato más contemporáneo de la cena. Fileteada de gamba con varias texturas de tomate, miga de pan de tomate, tomate natural y helado de tomate. Bien aliñado con aceite de oliva. Extraño a primera vista, pero exquisito en boca.



Continuamos con la Royale de guisantes y bacalao. La verdad es que cuando te tomas unos guisantes buenos se nota, si los acompañas con bacalao fresco mejor y si lo concluyes con trufa negra, matricula de honor. Este plato fue el primero en el que se nos iluminó la cara y pensamos, "ojo, que esto solamente ha hecho que empezar".


Los huevos con jamón eran muy particulares. A todo el mundo le gustan unos huevos con jamón, aunque sean contemporáneos, y estos nos encantaron. De primeras, mucho miedo a la "pesadez" del plato, huevo poché, con virutas de jamón y gelatina de ibéricos. Con adorno de pan frito, por si nos parecía ligero el platito. La recomendación del servicio fue que rompiéramos el huevo y mezcláramos todo. Excelente consejo. Como si nada, el aparente plato pesado y calórico, desapareció de la mesa. Brutales!


Simple y exquisito, alcachofa y foie gras. Muy poco más a describir. Cocido al "papillotte" y acompañado de caldo de seta y fruta japonesa.


Faltaba el pescado. Turbot. Normalmente el plato de pescado no tiende a ser de nuestos favoritos, pero esta vez "chapeau". También muy simple de cocinar, pero ejecución celestial. Turbot plancha con tomates cherry confitados y allioli de citronela. Quizá fue el allioli, que nos pierde un poco a todos y a veces algún finolis no se atreven a probarlo por miedo a lo que le viene después, pero Angle ha conseguido un allioli de citronela especial, suave, delicioso, y que liga a la perfección con el pescado y el sabor intenso del cherry. Un 10 de plato!!



Para los que hayáis leído nuestra crítica del ABaC, os sonará el bombón thai. No nos gustó mucho allí. En esta ocasión, iba rellena de liebre, y no picaba tanto como la del ABaC, por eso creo que nos gustó mas esta segunda vez. La carne tierna y sabrosa como era de esperar. Quizá nos hubiese gustado otro tipo de carne para acabar en lugar de la liebre, pero ninguna queja al respecto.


Los postres. En el primero de los dos que nos sirvieron, nos ocurrió algo parecido que con el primero que tomamos en ABaC. En Angle, esponjas de chocolate blanco, con yogur, mandarina y aceite de oliva. Muy parecido al primer postre de ABaC. Al igual que allí, este postre fue especial: suave, ligero, sabroso, en definitiva, delicioso. Como adoramos los postres!


El segundo, y último, espuma de queso de cabra con helado de miel, acompañado por piñones y frambuesas. Es un postre arriesgado, el queso de cabra especialmente. Junto con helado de miel. Parecía coña, pero no lo era. Individualmente eran excelentes, pero juntar en una cucharita un poquito de espuma con el helado, fue de lo mas exquisito que hemos probado nunca. Otro 10!



Vamos a ser muy claros en nuestra crítica de Angle. Es un restaurante que, dentro del rango de restaurantes de esta categoría se encuentra muy "on the top", y a un precio de los más asequibles de entre los restaurantes estrellados. Nivel, calidad y trabajo. Un gran descubrimiento. Y por seguro que repetiremos.

Para ver todas las fotos de la cena: Clickar este el link de Facebook - Angle  y haceros seguidores de nuestra página de facebook. 



Restaurant Angle
Aragó, 214
08011 Barcelona
Tel. 932.167.777
info@anglebarcelona.com


Precio por persona: 115 euros  (vino incluído)

Vinos:
Amic 2011 (Bodega Pingus)
Santbru 2009 (DO Montsant)


Siguenos en:

Twitter: @asegarra16
Instagram: asegarra16
Google+: +AlexSegarra16

Sharing is sexy -

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada